domingo, 25 de diciembre de 2011

Tal vez.

Tal vez yo no estoy hecho para este mundo. Tal vez sea muy duro conmigo mismo o, nada optimista al ocurrirme algo negativo. Tal vez, quién sabe, debería desahogarme de una forma u otra cuando veo que me faltas. Tal vez haya recibido mucho cariño, muchos halagos, pero joder, ¿dónde está el amor?



No es la primera vez que me pasa. Ya lo intenté buscar con 13 años y no fue más que un espejo al que mirarse y volver la cara de lo empañado que estaba. No había nada de cierto en eso. Más tarde vibró una llama que estuvo permanente mucho tiempo, quizás el mejor tiempo, pero que finalmente fue apagándose. ¿Chica ideal? En sí, no existe ninguna así. Somos nosotros los que creamos un prototipo de chica ideal bajo nuestro punto de vista. No. No la he encontrado aún y no me quejo de ello tengo millones de cosas más importantes en las que pensar. Las chicas están para quererlas, no para comprenderlas y eso es más que evidente. El problema llega cuando uno lo intenta siempre a su estilo y lo lastimoso es cuando confunden tus intenciones. Me explico, cada chica es como es, y yo soy un sastre del desastre, lastre en cada relación, un mago enamorado del riesgo y de sus destellos, y quien quiera que me quiera deberá lidiar con ello. No es normal las incoherencias que a veces se llegan a cometer, quién sabe si por duda o por tenerlo demasiado claro. Al fin y al cabo es lo mismo, pero yo me he dado cuenta de que lo mio no es ir de flor en flor que de eso ya me he cansado.
Tal vez haya recibido mucho cariño, muchos halagos, pero joder, ¿dónde está el amor? Tal vez, quién sabe, debería desahogarme de una forma u otra cuando veo que me faltas. Tal vez sea muy duro conmigo mismo o, nada optimista al ocurrirme algo negativo. Tal vez yo no estoy hecho para este mundo. Tal vez

Nacho Liaño

No hay comentarios:

Publicar un comentario