martes, 28 de febrero de 2012

En busca del alma gemela.

'Mejor solo que mal acompañado', al igual que 'Dime con quién andas, y te diré quién eres': Meros típicos tópicos en los que nunca creí. Si uno está solo no es por casualidad, quizás sea por desconfianza, quizás sea por odio, o quizás tenga sus propios motivos para mantenerte lo suficientemente alejado de sus más íntimos secretos. No confundamos la timidez con la desconfianza, lo primero es algo natural. Lo segundo, todo lo contrario, lo adquieres por algunos hechos que te demuestran que para seguir levantándose cada día con dos dedos de frente, dos de corazón y dos pares de.. debes mantener dicha actitud. Es genial andar por la calle y ver una gran parte de personas que consideras conocidos, habiendo también evidentemente un grupo de desconocidos. Más orgulloso se debe sentir uno al saber que se ha ganado muchos amigos, algunos que no lo son tanto (pero por educación y madurez el saludo y trato es cordial) e ir comentando anécdotas, situaciones y experiencias que marcan una época especial en tu vida. Pero lo más grande que te sucede y realmente dura toda la vida se halla en poder confesar a una persona tan especial lo que realmente sientes en cada instante, siempre sin obsesiones como es lógico. Pero esa sensación de conexión, no hablo de amor, que sabes que realmente esa persona es especial es superior a muchos de los amores de verano cuyas despedidas fueron tan mojadas.

Nadie te promete que encuentres la tuya hoy o mañana. Quizás la has encontrado ya y no has sabido conocerla a fondo, o quizás perdiste demasiado el tiempo conociendo una que a pesar de haber seguido, siempre supiste que no era ésa la conexión que buscabas. A pesar de todo, no olvides que tienes a los tuyos atentos tras cada decisión, tras cada camino que escojas, tras cada paso que des... y ellos te apoyarán en cada decisión. '
Mejor solo que mal acompañado', al igual que 'Dime con quién andas, y te diré quién eres': Meros típicos tópicos en los que nunca creí. Si uno está solo no es por casualidad, quizás sea por desconfianza, quizás sea por odio, o quizás tenga sus propios motivos para mantenerte lo suficientemente alejado de sus más íntimos secretos.

Lo que sí te recomiendo es que no olvides nunca que nadie va a mirar por ti mejor que miras tú mismo.


Nacho Liaño

No hay comentarios:

Publicar un comentario