martes, 28 de febrero de 2012

Una nueva oportunidad.

El 24 de Octubre, durante la Temporada 2010/2011 el Salamanca y en especial uno de sus jugadores, Miguel García, jugaron el partido más importante de sus vidas frente al Real Betis Balompié. No se jugaban el descenso, no, tampoco subir a la mejor Liga del mundo (aunque el equipo que practica el deporte Rey en el Villamarín lograra más tarde dicho objetivo). Lo que os cuento ahora trasciende el deporte, trasciende el Fútbol, trasciende todo.
Era el minuto 15 de la 2ª mitad cuando el resultado que reflejaba el luminoso era lo que menos importaba, un 0-2 en contra del equipo salmantino no era objeto de principal atención entre los jugadores, árbitros, entrenadores y sobre todo aficionados. Un jugador cayó desplomado en el círculo central del terreno de juego. El corazón de Miguel García dijo BASTA. Miguel sufrió un infarto en pleno partido y tuvo que ser intervenido por el equipo médico de ambas entidades, los cuales reanimaron al jugador gracias a la presencia de los desfibriladores que se hallaban en el campo de fútbol. El jugador estuvo más de 20 segundos con el corazón sin latir, sin vida. Fue el día en el que Miguel García volvió a la vida, volvió a una nueva oportunidad.
Aquí tenéis un vídeo-reportaje de Raúl Ruiz a este jugador que tuvo que retirarse de la práctica del Fútbol antes de tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario