miércoles, 18 de abril de 2012

Cuando lo que menos importa es el balón...

Cuando a lo que le dedicas la mayor parte del tiempo ves que te priva de sonrisas que antes te daba casi sin querer, te vas dando preguntando a ti mismo ¿cómo? y ¿por qué? se dan esas caras largas, esos gritos agónicos, esas lágrimas de tristeza... El Fútbol vuelve un día más a estar de luto.
Una larga lista de jugadores que han caído fulminados sobre el terreno de juego por paradas cardíacas se reabre con la historia del jugador del Livorno, de la 2ª División Italiana, Piermario Morosini. Con unos antecedentes familiares sobrecogedores, la superación de este jugador, cuyo único familiar vivo que le quedaba era su hermana discapacitada, Carla María Morosini, ha traspasado los límites del balón y los tres palos. Sólo nos queda rezar para que el alma de este 'tifosi' descanse en paz... él ya dejó la suya sobre el terreno de juego.


Descanse en Paz Morosini.

No hay comentarios:

Publicar un comentario