jueves, 10 de mayo de 2012

Ahora que parece que 'para siempre' no dura tanto.


Escucha bien amor lo que te digo. Pues creo no habrá otra ocasión. Para decirte que no me arrepiento. 
De haberte entregado el corazón.

Ahora que mil promesas, se convirtieron en mentiras. Ahora que miles de abrazos, quedaron sólo en amagos. Ahora que miles de miradas, ya no tienen la misma magia. Ahora que miles de besos, ya no los guardas para mí. Ahora que miles de recuerdos, son lo único que me acompaña en estas frías noches. Ahora que siento tu cuerpo, pero tu alma ya no está. Ahora que los te quiero ya no existen.
Ahora que parece que 'para siempre' no dura tanto, me duele saber cómo los recuerdos no me alcanzan pero me mantienen vivo. No es fácil aceptar haber perdido. Mi único anhelo en esta vida es despertarme cada mañana y ver tu rostro, fundido entre las sábanas y la tenue luz de un amanecer interminable. ¿Para qué desear,  querer, ilusionar... si al final nada sale como esperábamos? Quizás haya que ser negativo a veces, no con el mundo, sino contigo mismo. A veces los mayores golpes los recibimos de forma inesperada, por eso es mejor prevenir un alma cuidada que reparar un corazón roto.
Dijiste: 'No soy yo, es el destino'. Entonces entendí que aunque te amaba, tenía que elegir otro camino.
¿De qué me sirve la vida si no la vivo contigo? ¿De qué me sirve la esperanza si es lo último que muere? Y sin ti ya la he perdido.


Nacho Liaño

No hay comentarios:

Publicar un comentario