sábado, 19 de mayo de 2012

Changes.

Piensa en algo que cambió tu vida  y comienza a leer. 
Cambios.
Siempre son difíciles. Escuchamos ánimos por parte de nuestras personas más queridas como: "Tranquilo, te acostumbrarás", o "Al principio es difícil, pero al final no tendrás problema". Seguro que ellos no tuvieron muchos cambios, o quizás es que te quieren demasiado. Sea cual sea el caso es que no nos comprenden... curiosa la cantidad de veces que podemos decir esta frase a lo largo de nuestra vida de juventud los adolescentes del hoy. Cambio, por definición significa sustitución, modificación... Y con ello una inevitable acepción de que lo que antes conocías, lo que antes sentías, lo que antes has vivido y soñado que lamentablemente ahora no son más que efímeros recuerdos. Dicen que nada es para siempre, pero existen términos que contradicen esta afirmación: Eterno, Imperecedero... y con éstos relacionamos muchísimos temas de nuestro alrededor, de nuestra vida cotidiana. Cosas que siempre te gusta que queden en tu memoria, pero también en la realidad. ¿Para qué cambiar algo, cuando se está bien en la situación en la que uno se encuentra? Pero, y si va mal, ¿por qué no cambiar? ¡Cuánta bipolaridad!. Dejémonos de estupideces, cuando se cambia se deja algo querido, una parte del alma. Pero también se deja algo odiado quizás... que también forma parte de ti. Los cambios siempre son difíciles. Así que sea lo que sea, cambies lo que cambies... asegúrate que sea para mejor. Y que tu sonrisa no tenga que hacer acto de presencia tan sólo en momentos de nostalgia.

Nacho Liaño

No hay comentarios:

Publicar un comentario