martes, 7 de agosto de 2012

El Fútbol 'Silencioso'.


¿Qué es el Fútbol 'Silencioso'?
Enigmático el título y la pregunta que aquí arriba se os remite ¿eh?

Es el tipo de fútbol que se ve, aunque es complicado de interceptar debido a la complejidad que se esconde entre tanta y tanta estrategia; es el tipo de fútbol que se huele; cuando percibes el aliento de tu rival a escasos palmos de tu rostro; es el tipo de fútbol que se degusta, cuando llegas al corte de un balón a tiempo para saborear el césped y todas aquellas ramificaciones disueltas causadas por tu entrada; es el tipo de fútbol que se siente, cuando los vellos se te ponen de punta cuando tu equipo marca un gol tras una jugada empezada por ti, comenzada por la intercepción de un pase rival que facilita el inicio de una nueva jugada de contraataque; que, quizás no ha sido culminada por ti, pero en ese preciso instante en el que el balón atraviesa la red cobras la misma importancia que el delantero que la empuja.
Sin embargo; el fútbol silencioso no se oye... ¿por qué? Algunos diréis: "Nacho, el rugido de la grada, por ejemplo, es estremecedor" "Los gritos de ánimo por parte de tus compañeros y las críticas constructivas de tu entrenador también interfieren en el sensor auditivo." Pero yo no me refiero a eso realmente. De lo que hablo trasciende mucho más allá que del típico caño que haces al rival cansado con tan sólo pisar la bola, o de las dos bicicletas marcadas en banda que te permiten driblar al rival para así escorarte y conseguir un centro digno de remate...
Cuando hablo sobre el Fútbol silencioso hablo sobre ese '5' humilde. Ese '5' que corre tras la pelota y corre y corre y vuelve a correr... nunca se cansa. Sabe que habrá miles de metros que corra en vano, pero a él le da igual, corre y corre por y para el equipo. Por y para comenzar una jugada de ataque. Por y para evitar sustos en su propia portería.
No me ha quedado claro... ¿Por qué entonces es silencioso? - Pues, sinceramente, porque es del que menos se escucha hablar.
Bajo mi punto de vista, esta posición de pivote o mediocentro defensivo acarrea una serie de esfuerzo, sacrificio y sufrimiento terribles. Incomparable a otra posición del terreno de juego, en cuanto a resistencia se refiere... y es que los delanteros, por el mero hecho de hacer su trabajo (al igual que estos humildes '5') que no es otro que marcar goles, salen ganando más que estos jugadores que se dejan el alma al igual que ellos (por no desacreditar diciendo que 'aún más') simplemente porque en fútbol lo más vistoso es el gol. Esta comparación delantero-mediocentro defensivo no es algo especial. Tan sólo por defecto, pues por añadir otro: 'los porteros', salvo ocasiones excepcionales, tienen que hacer largas progresiones físicas, ya que de sus guantes dependen momentos únicos. De estar ahí, y de hacer desperdiciar una oportunidad rival. Estos jugadores son de vital importancia para el equipo, y a ellos se deben el resto de futbolistas que componen el mismo sobre y fuera del terreno de juego.
Todo pasa por ellos, todo empieza por ellos.
'Porque a veces, cuando no ayudas a tu compañero aguardando su posición al correr, dejas en evidencia tu falta de valentía y de garra para con el equipo y para contigo mismo.'
'Porque a veces, correr no siempre es de cobardes.'














Nacho Liaño

No hay comentarios:

Publicar un comentario