sábado, 2 de febrero de 2013

Álvaro Benito, un ejemplo de tiempo y espacio.

Álvaro Benito Villar. ¿No sabéis quién es? No me extraña... antes de que se asentase en la élite desgraciadamente ya se estaba despidiendo de un sueño que construía desde que nació. Intentémoslo de nuevo... El grupo de música Pignoise. Ese sí sabéis cuál es, apuesto que sí. Os gusta Pignoise, ¿eh? A mí también. Un pop rock que hace vibrar a su vez con sus letras tiene que ser bueno. Y diréis: Nacho, ¿qué tendrá que ver el chaval que antes has mencionado con el grupo español? Pues es el cantante principal, os contesto. Y es que detrás de un nombre, una cara... hay toda una vida, toda una historia. Álvaro Benito era el mejor de su edad, algo que admiten incluso sus compañeros rivales de la época, jugando a lo que más le apasionaba desde que salió del vientre de su madre, y es jugar al fútbol. El reportaje que comparto con vosotros ahora es increíble. Zarek, periodista del programa Punto Pelota de Intereconomía, lo ha realizado sobre su especial historia futbolística. Digo especial dado que cuando llegó a la cima de tantos años de trabajo y lucha para una oportunidad, cuando se lesionó gravemente de la rodilla... Y ahora todos nos preguntamos qué habría sido de Álvaro si hubiese podido seguir cumpliendo su sueño? Pero el Fútbol tiene sus pros... y a veces unos contras intratables. Lo que sí es seguro es una cosa, y es que Álvaro Benito ha demostrado ser un fantástico ejemplo de superación... y sabe que 'su vida irá por otro camino' una madurez atípica para los escasos 20 años del joven.
No os cuento más, prefiero que os emocionéis viéndola, como a mí me ha emocionado (e impactado especialmente) las palabras de Albert Luque, su ex-compañero que sí pudo jugar al fútbol profesional durante muchos años.
¡Que os emocionéis!

No hay comentarios:

Publicar un comentario