viernes, 10 de mayo de 2013

La profecía de un best-seller.

Albert Espinosa (foto) se muestra emocionado al presentar su nueva obra 'Brújulas que buscan sonrisas perdidas'.
El pasado martes 7 de mayo amanecía de forma similar a los días atrás que habían acontecido durante el quinto mes de 2013. Ya con 19 años en mi espalda (y cargado de libros), acudí a la Feria del libro de Sevilla que se realiza cada año con la clara intención de poder conocer, ahora que tenía la oportunidad, a uno de los autores que más me han hecho pensar desde la primera vez que pude leer una frase. Se trata de Albert Espinosa, y concedió el día antes citado una firma de libros así como una pequeña intervención de preguntas (que apenas pasó desapercibida puesto que no fueron más de 5 las cuestiones: desde sollozos y lamentos cargados de historias basadas en hechos reales hasta una pregunta que se le realizó al autor catalán sobre la participación en la Champions League de su equipo de fútbol, el FC Barcelona) que el creador de Pulseras rojas no tuvo problema alguno en resolver. El barcelonés, además de ser guionista, autor teatral, director de cine, actor y escritor (lo sé, yo tampoco entiendo de dónde puede sacar tanto tiempo) es ingeniero industrial de formación y está presentando su nueva obra 'Brújulas que buscan sonrisas perdidas' por toda España. Esta vez tocó Sevilla.
Y además tuve la suerte de poder estar allí, justo tras salir de clases, para ver quién era realmente Albert Espinosa, quién se escondía entre tanta historia, entre tanta frase, entre tanto éxito... cómo gesticulaba, su forma de expresión a la hora de hablar, la forma en la que envolvía al público con su obra, su retórica... ¡me interesaba todo! Ya dije por aquí hace unos meses durante una conversación con un catedrático que para ser un buen escritor/periodista debía marcar mi propio estilo, y es a partir de diferentes puntos de vista desde donde pretendo coger diversos granitos de arena que un día se convertirán en un infranqueable castillo. Y así era Albert. Un muro contra los embistes que derribó emocionalmente hablando en 10 minutos a dos personas sin dirigirles siquiera la palabra... ellos agradecieron su labor. Su manera de escribir, de transmitir sentimientos... sabía que después de tanto trabajo cinematográfico, teatral y literario se escondía una gran persona. Pero lo que no sabía era lo que me esperaba a mí luego.
Albert Espinosa dedicó su novela más laureada 'Si tú me dices ven lo dejo todo, pero dime ven' a 'La Inspiración Entre Palabras'.
Al llegar mi turno, sujetaba fuertemente la bolsa en la que estaba toda la colección de libros que hasta el momento ha llevado a la gloria al autor catalán, incluido su última novela que compré el día anterior y de la cual no pude evitar preguntarle una curiosa anécdota que más tarde os cuento.
Portada de la última novela de Albert Espinosa.
Un poco nervioso, me acerqué a su mesa y le estreché la mano al mismo tiempo en el que me disponía a romper el hielo. No terminé un educado - ¿Qué tal? - Cuando Albert Espinosa me miró y me dijo. ¡Tú eres 'el Nacho'! ¡Yo a ti te sigo en Twitter! Como comprenderéis, se suponía que era yo el que debía reconocerlo a él y no él a mí y eso me trastocó un poco los planes y comencé a tartamudear sin querer. La primera vez que me reconoció un autor. Humildad y sencillez pueden ser los dos adjetivos que podrían definir a la perfección la impresión que me dio Albert. No podía haber dos mejores. Poco a poco recobré la compostura y hablamos durante unos 4 minutos que me supieron años conversando largo y tendido mientras él firmaba los ejemplares de sus novelas en las que no quiso dejar pasar la oportunidad de dedicarle 'Si tú me dices ven lo dejo todo, pero dime ven' a este, mi blog, por petición mía. Así era, en mi lista de followers figuraba el nombre de Albert Espinosa y fue la primera pregunta que le lancé, por curiosidad, ¿por qué había decidido un buen día clickar en la pestaña de 'seguir' en mi perfil? Las respuestas prefiero no publicarlas.
Acto seguido también le pregunté sobre una peculiaridad acerca de su última novela, algo que me llamó la atención justo la noche anterior antes de dormir dado que me puse a comenzar la obra y vi que la abundancia de puntos suspensivos para terminar las frases era flagrante. Además me dio una especie de cumplido relacionado con el sueño de mi vida: el periodismo. Algo que me impactó puesto que pasó justo después de que yo le dijera que venía de clases de Filología Hispánica y el no tenía ni idea acerca de mi pasión... hablamos un poco más y finalmente ocurrió algo que aun escribiendo esto ahora tengo la desgracia de no conocer totalmente. Me explico, antes de ponerme para la típica foto autor-lector me dijo: - Nacho, ¿puedo escribirte una profecía? - Algo a lo que yo, atónito, respondí lo más ávidamente posible: - Claro claro, escribe lo que quieras. - Respondí. - Pero no la puedes abrir hasta el domingo. - Me condicionó Albert. Qué extraño... siempre oí hablar sobre dedicaciones especiales, fotos firmadas, camisetas de futbolistas dedicadas... pero jamás sobre profecías que se realizaban por parte del autor a sus lectores. Al menos yo no vi que hiciese lo mismo con las personas que se situaban en la cola delante mía. Y aquí sigo esperando, a que sea domingo, para poder leer la profecía. Y ver qué tiene de cierto... no olvidaré aquella nueva experiencia, esos cuatro minutos que además tengo grabado en vídeo y sin duda el saber que tengo un nuevo amigo al que he estado admirando por muchísimas razones todo este tiempo. ¡Aquí es fácil encontrar la inspiración entre palabras!  

Fotograma del vídeo grabado en el que Albert Espinosa me saluda y reconoce personalmente. Una imagen para el recuerdo.
¡En el buscador del blog encontraréis las frases de Albert Espinosa que he compartido aquí! Totalmente recomendable.
Nacho Liaño

1 comentario:

  1. Buenas, me ha dado por buscar si a alguien más, Albert Espinosa le escribió una profecía y veo que así es!!! (Lo daba por hecho;)) sólo espero que no le haya puesto a todos la misma jaja. Yo también salí encantadisima.Fui de las primeras, Superatento...charlando un buen rato...un encanto de hombre! Yo también salí emocionada porque me dijo "tienes luz!!!" Creo que es de las cosas más bonitas que te pueden decir!
    Un abrazo.
    Mar
    @MarDCadiz

    ResponderEliminar