viernes, 9 de agosto de 2013

'Antes de morir, quiero ver a mi equipo una vez más.'

Prepárense para emocionarse. La historia que comparto a continuación se trata de una de esas que te quitan el aliento. Un hincha del Feyenoord, fundador de una de los mayores grupos de aficionados del equipo holandés, es el principal protagonista. No tiene ningún desperdicio, tan sólo voy a añadir una cosa: No sé cómo diablos aún hay gente que piensa que el fútbol es 'pegarle patadas a un balón' y no hay nada detrás de todo lo que es más que un deporte. Esto va especialmente dedicados a todos aquellos agnósticos futbolísticos: 'La conmovedora historia de Rooie Marck, un hincha cuyo último deseo fue ver a su equipo'.
Todos los derechos de la noticia quedan exclusivamente otorgados a la página MundoD.

'La conmovedora historia de Rooie Marck, un hincha cuyo último deseo fue ver a su equipo'.


A los 54 años y con apenas días de vida por delante, este hombre quiso ver por última vez un entrenamiento del Feyenoord. Murió tres días más tarde.

Dicen que un hombre puede cambiar todo, todo menos los colores de los cuales es hincha. Seguramente bajo esa filosofia creció Rooie Marck, un holandés que vivió como hincha hasta el último día de su vida, siendo protagonista de una conmovedora historia de despedida, en el club de sus amores.
A sus 54 años, Marck, nacido en Rotterdam, fue diagnosticado con un cáncer terminal y allí comenzó todo. Con tan solo días de vida por delante, según cuentan los medios holandeses, este hombre acusó el impacto emocional lógico luego de tal noticia. Sin embargo, lo que sorprendió a todo su entorno fue lo que sucedió después...
Rooie recibió una camiseta por parte de un futbolista del Feyenoord, su equipo de toda su vida.
Siendo fundador de uno de los grupos de hinchas más destacados que tiene el Feyernoord, Rooie fue claro en su último deseo: quería ver, por última vez, a su equipo en un estadio.
Así, a finales de junio, y tras la colaboración de mucha gente, este hombre pudo cumplir su voluntad. El Feyenoord se disponía a realizar su primera práctica de cara a la temporada 2013-14, el 26 de ese mes, y Marck estuvo ahí.
La hinchada del equipo se reunió en el entrenamiento con cánticos, bengalas y pancartas en muestra de apoyo para el fiel hincha, dedse el hospital donde era atendido y el club hicieron los arreglos necesarios puede asistir De Kuip, como se conoce al estadio, y ver a sus jugadores.
Ya en el campo, enfundado con los colores de su equipo, recibió la ovación del público, el saludo de cada jugador de la plantilla y un energético abrazo del entrenador Ronald Koeman. Todo quedó registrado en vídeo. 
Más tarde, Rooie dio una vuelta al estadio mientras de fondo se escuchaba un emotivo “You’ll never walk alone” (Nunca caminarás solo).
Así, pudo concretar su último deseo. Tres días más tarde, y luego de dejar una carta que se publicó en la web oficial del club, murió en el recinto donde era atendido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario