lunes, 9 de diciembre de 2013

'¿Me das la tuya?'

Estos dieciseisavos de Copa del Rey nos ha dejado bastantes titulares, unos más llamativos que otros, pero al fin y al cabo noticias de renombre como el empate del Real Madrid, el gol de Arda Turan o el susto preventivo que sufrió el FC Barcelona en Cartagena con ese gol precoz que finalmente quedaría en un mero tanto de adorno ante los cuatro goles que consiguió el club blaugrana minutos más tarde.
Pero durante estos bonitos partidos, me ha llamado algo bastante la atención. O mejor dicho, la reacción ante algo. Y es que estamos ante equipos humildes de 2ª y 2ª B que se enfrentan a lo que probablemente sean sus ídolos deportivos, puesto que la 1ª División es la élite del fútbol. Durante el breve espacio de tiempo entre que el árbitro de la contienda indica el final de la primera mitad hasta que los propios jugadores alcanzan el túnel de vestuarios, se ha dado una situación curiosa, casi cómica o casi lamentable (según punto de vista) que ha incendiado las redes sociales ante la supuesta 'falta de profesionalidad' de algunos futbolistas, que camino de un refrigerio en tal tiempo de descanso, no dudan en acercarse al rival (reincido, sin haber terminado el partido) y pedirle la zamarra de juego como bonito recuerdo.

¿Falta de profesionalidad... o sueño cumplido?
Parece que muchas personas lo tienen claro. Pero yo no. O al menos, me cuesta entender hasta qué punto indigna a aficionados y sobre todo, periodistas que desaprueban esta práctica plenamente.
Fue entonces cuando vi la conversación pública (o al menos así lo permite la red social y los propios usuarios) entre dos grandes periodistas, acerca del tema que estamos tratando. Se trataba de David Ibáñez (Periodista deportivo en Telecinco) y Montse García (Escritora en varios medios, muchos virtuales) que mantenían esta charla twittera en la que, con más cara que otra cosa, decidí ofrecer mi opinión:


Desde la admiración, puesto que les sigo en Twitter y comparto muchísimas opiniones que ofrecen ellos, entre otros muchos periodistas, contesté que no veía con malos ojos este ameno intercambio de camisetas, puesto que, según mi punto de vista, no afecta en la productividad del futbolista ni mucho menos su trabajo. El juego está parado. Y probablemente Paquito García (por poner uno) no vuelva a enfrentarse a Pedrito en su vida, porque tiene 35 años y es su último año en el Cartagena... ¿o el chaval del Sant Andreu que es del Atlético de Madrid desde pequeñito no va a poder pedirle la camiseta a alguno de sus ídolos sólo porque juegan una Copa cuyo principal beneficio es el económico?
Que sí. Que es la del Rey. Que es competición oficial. Y muy importante... pero que más importancia tiene el hecho de que las gradas estén vacías y los precios de las entradas por las nubes y que las jornadas a doble partido repercutan negativamente en el rendimiento (físicamente hablando) de los propios jugadores, ya sean de la élite o de otra división distinta.
Por último, me gustaría dejar expuesta una idea más... hay veces que los Periodistas (omito ahora cualquier tipo de acusación personal a los anteriormente citados) piensan demasiado en un Fútbol que ni siquiera han practicado en toda su vida. Y eso es muy triste. ¿Qué harían las personas que tras unas líneas de papel desahogan su descontento ante esta 'noticia' si se vistieran de corto y tuviesen delante a Xavi, Cristiano o Koke? Yo lo tengo claro... se acercarían hasta en los saques de banda al contrincante para susurrarle al oído lo siguiente: ¿Me das la tuya? 
Nacho Liaño

No hay comentarios:

Publicar un comentario