viernes, 14 de febrero de 2014

Firma Invitada Nº 6 - 'La historia'.

Es un placer poder escribir para el gran blog de mi compañero de clase. Creo que él estará de acuerdo conmigo si digo que estamos estudiando una de las carreras más bonitas que podría haber como es el Periodismo.
Pues bueno, ni que decir cabe que me encanta lo que estoy estudiando. Es increíble aprender a expresarse en los medios de comunicación y saber que así, de alguna manera, movemos el mundo. Pero últimamente también ha despertado en mí un gran interés la Historia. Para muchos, e incluso para mí hace no tanto tiempo, el estudio de esta materia era una carga muy pesada. La pregunta “¿Para qué quiero saber lo que pasó hace ‘no sé cuántos’ años?” seguro que nos ha atormentado a muchos. Sin embargo ahora que he tenido oportunidad y tiempo de conocer los hechos por otros medios fuera de los escolares, me he dado cuenta de que la historia como tal es muy interesante. Quizás la respuesta a la pregunta anterior no sea “Para ver los errores cometidos por el hombre y no volverlos a cometer” la idónea ya que es inevitable que no repitamos los mismos tropezones una y otra vez. Pero sí puede servirnos para ver cómo ha evolucionado la mente del ser humano y ver que, dentro de la antigüedad y la carencia de recursos, el hombre ha tenido una gran inteligencia en todo momento.
Personalmente, lo que más me fascina son los conflictos que han ido surgiendo a lo largo de los años, destacando la Revolución Francesa y la II Guerra Mundial. Es, cuanto menos, sobrecogedor ver desde un punto más cercano cómo la población ha pasado los peligros que han supuesto estos acontecimientos, cómo se buscaban la vida y las consecuencias que tuvo de una manera más personal y no tanto en un ámbito generalizado como el que todos hemos estudiado en los institutos. También ver lo que ronda por las mentes de los que han dirigido estos hechos y qué opinan sus familiares y seres más cercanos.
Pero el mundo es muy grande y es un tanto complicado descubrir estas cosas por casualidad. Quizás pocos sepan que durante la Revolución Francesa el hijo del rey decapitado Luis XVI y María Antonieta fue encerrado en la torre del Palacio de Versalles. El pequeño sólo tenía 10 años y en la prisión no recibió buenos tratos… La chica que lo cuidaba intentó rescatarlo pero fue en vano. Durante mucho tiempo se dudaba de si el hijo del monarca murió dentro de la torre o si logro escapar, por lo que hubo aquellos que acogían su identidad hasta que se demostraba la falacia.
Otro hecho interesante es descubrir cómo y qué les ocurrió a pueblos, por ejemplo, lituanos o letones durante la II Guerra Mundial. Estamos acostumbrados a ver a la “mala” Alemania y a la “buena” de Rusia, o conocer la intervención de Estados Unidos, pero quizás desconozcamos que los rusos también hicieron de las suyas a los extranjeros inocentes.
Es curioso darse cuenta de que no todo es como nos lo pintan, y que indagar un poco puede abrir otros mundos. Puede que descubramos cosas que jamás nos habríamos imaginado pero que atraigan nuestra curiosidad y, dato tras dato, curiosidad tras curiosidad, nos enganchemos a la historia. Esto también ayuda a mejorar nuestro criterio crítico y quizás comprendamos por qué las cosas son de una determinada manera y no de otra en los países. Y bueno, así como la que no quiere la cosa, no puedo evitar no decir que la historia y todos los grandes acontecimientos que ocurrieron no hubieran tenido la difusión y significado que tuvieron gracias a los medios de comunicación, y por tanto guardan una estrecha relación entre ellos.
Así que os animo a todos a que os intereséis un poquito más por la historia de vuestro país o por la de otros. Solo es cuestión de buscar aquellos hechos que más os llamen la atención, no se trata de forzarse a sí mismo a estudiarse nada, solo leer y disfrutar de la lectura o, por qué no, de los documentales. Espero que mi experiencia haya despertado la curiosidad por este encantador ámbito en alguien.

Por último, darle las gracias a Nacho por darme la oportunidad de colaborar en su blog con mi humilde opinión y recordarme lo grande que puede resultar ser algo tan simple como es el expresarse escribiendo. Más de uno entenderá a lo que me refiero. Luchad por aquello que siempre habéis querido y soñado. ¡Un saludo!
Valeria Babich

No hay comentarios:

Publicar un comentario