miércoles, 5 de febrero de 2014

Renovarse o morir.

¡Feliz miércoles, Inspiradores!
Hoy, en recomendaciones, os he traído la película Moneyball (2011) dirigida por Bennet Miller y protagonizada por Brad Pitt, Jonah Hill entre otros... La he elegido por varios motivos, pero antes vamos a echarle un vistazo a su tráiler así como a la sinopsis:
“Moneyball: Rompiendo las reglas” está basada en la historia real de Billy Beane (Brad Pitt), una prometedora estrella del béisbol que, incitado por el fracaso de no haber demostrado en el campo todo lo que se esperaba de él, enfocó toda su naturaleza competitiva hacia el área de la dirección de equipos. Al comienzo de la temporada 2002, Billy se enfrenta a una situación deprimente: su modesto equipo, los Oakland Athletics, ha perdido, una vez más, a sus mejores jugadores a manos de los clubes grandes y encima tiene que reconstruirlo con sólo un tercio del presupuesto. Sin embargo, decidido a ganar, Billy se enfrenta al sistema desafiando a los más grandes de este deporte. 
Así, busca opciones fuera del mundo del béisbol y se topa con las teorías innovadoras de Bill James. Es entonces cuando se decide a contratar a Peter Brand (Jonah Hill), un economista de Yale, inteligente y con talento para los números. Juntos se enfrentan a las teorías establecidas para medir la actividad en el juego y las reexaminan apoyándose en el análisis estadístico por ordenador, hasta entonces despreciado por la clase dirigente del béisbol. Llegan a conclusiones que desafían la imaginación y van a por jugadores descartados por los demás por raros, mayores, lesionados o problemáticos, pero con habilidades claves poco valoradas. A medida que Billy y Peter avanzan, sus nuevos métodos y su lista de “inútiles” irritan a la vieja guardia, a los medios de comunicación, a los forofos y al propio director de campo (Philip Seymour Hoffman) que se niega a cooperar. Finalmente, el experimento no solo cambiará la forma de jugar, sino que también aportará a Billy una nueva comprensión que trasciende el juego y que le hará avanzar en el terreno personal.

¿Por qué ver 'Moneyball, rompiendo las reglas'?
Philip Seymour Hoffman, descanse en paz.
  • La he visto recientemente. Confiáis en mí.
  • La gran lección que nos deja: 'Creer aunque esté todo en nuestra contra'.
  • Un Brad Pitt diferente.
  • Es un gran tributo a uno de sus actores recientemente fallecidos, el legendario Philip Seymour Hoffman.
  • Otro de sus actores, Jonah Hill ha dado un golpe sobre la mesa (desde 2011 nada más hace peliculones, dejando su fama de actor de comedias algo tontas hasta a ser la mano derecha de actores de Hollywood consagrados, algo a lo que llegará algún día) al ser nominado como mejor actor de reparto en los premios de la Academia en esta película y en 'El lobo de Wall Street' actualmente en el cine.
  • No es una obra maestra, pero sí es una gran película.
  • Fue nominada a muchos premios (Globos de Oro, Óscar...) e, increíblemente, no ganó ninguno.
  • Por su fotografía.
Moneyball es una de esas películas distintas, basadas en hechos reales que te sorprenden. La naturaleza del film reside en su parte más interesante: Cuando Billy (Brad Pitt) y Peter (Jonah Hill) se unen para conseguir algo que ni ellos mismos creen poder hacer en un principio. Pero la Fe de sus convicciones les hace creer en la posibilidad de que algo puede cambiar en ese vestuario. No hay que olvidar el papel del recientemente fallecido Philip Seymour Hoffman como Art Howe, entrenador del equipo de béisbol de los Oakland Athletics, que cumple las expectativas de un papel bastante limitado a lo que podía aportar el actor estadounidense. En cuanto a Brad Pitt, a su nivel. Me resulta fascinante como el actor interpreta este papel puesto que la serenidad del personaje la plasma fielmente. Aunque en algunos momentos de sofoco saca a relucir de nuevo su faceta Pitt. Quizás el único 'pero' que le pondríamos al de Oklahoma.
Por otro lado Jonah Hill vuelve a salirse. Tiene momentos de comicidad y otros que no lo son tanto. Aun así es complicado ver una imagen de este actor en la que se muestre serio y el espectador no esboce una ligera sonrisa. ¡Tiene una cara graciosa!
No pasará a la historia como una obra de arte pero tampoco caerá en el olvido de aquellos que la hayan visto. La fotografía es un aspecto esencial en el cine y subjetivamente creo que en esta película lo cuidan muchísimo, sobre todo en los estadios donde se disputan los partidos. No debe ser fácil, y hablo siempre desde la ignorancia, mantener un ambiente fotográfico vivo durante la nocturnidad, dándole un aire de indudable motivación a la escena. Esto es gracias a Wally Pfister, que ya consiguió un premio Óscar por Inception.
Claro ejemplo de una de las escenas cuya fotografía es maravillosa
Por último la música no es de lo mejor, pero sí resulta curiosa el equilibrio que mantiene con las secuencias, la ternura de una canción de la hija del entrenador con el sonido ambiente de un partido de alto nivel de béisbol. No pasa desapercibida ni tampoco es exageradamente pesada.
En resumen recomendamos Moneyball porque su duración es la justa que necesita una película de este calibre para explicar la historia basada en hechos reales, la gran fidelidad de sus actores y la calidad de su fotografía. Una gran peli para pasar un gran rato. ¡Que la disfrutéis!
La Inspiración Entre Palabras: ******* (7 de 10)

«..Quien dirige los equipos piensa en términos de comprar jugadores.

El objetivo no debería ser comprar jugadores, debería ser comprar victorias. 

Y para comprar victorias hay que comprar carreras.»

Peter Brand 

No hay comentarios:

Publicar un comentario