miércoles, 26 de marzo de 2014

'Eso es imposible, hombre'.

Me encanta mi carrera.
Decir eso era mi objetivo de este año, después de lo que tuve que esperar el año pasado, es una grata noticia poder expresar esa frase. Cada vez que voy avanzando, pasito a pasito, me voy dando cuenta de lo importante que puede llegar a ser aprender más y más de esta profesión. En concreto, este cuatrimestre, tengo una asignatura llamada 'Tecnología de los Medios Audiovisuales', conocida por los que dominan el tema como MAVIS. Se trata de una asignatura en la que manejamos cámaras de vídeo, aprendemos conceptos teóricos... y conocemos muchas curiosidades y anécdotas como la que os traigo hoy. Como es miércoles de cine, os voy a recomendar un director, que aunque debéis saber que no he visto todas sus películas (muy mal por mi parte por recomendarlo entonces) sí podéis conocer cómo hace el cine. Se trata de Alfonso Cuarón, un director mexicano que yo ya conocía antes de ver lo que estoy dispuesto a enseñaros. Lo conocía, principalmente, porque fue él el elegido para dirigir Harry Potter y el Prisionero de Azkaban. Pero no os hablaré de cicatrices ni de magos o muggles, os hablaré de otra de sus películas que recientemente he tenido el placer de visualizar: Hijos de los hombres, cuyo reparto bastante bueno: Clive Owen, Julianne Moore o Chiwetel Ejiofor este último protagonista de una de las películas actuales más comentadas en el ámbito cinematográfico: '12 años de esclavitud'.
Pues bien, más allá de la trama de Hijos de los hombres... (por Filmaffinity)
Año 2027: el ser humano está al borde de la extinción: los hombres han perdido la capacidad de procrear y se ignora por qué razon todas las mujeres del planeta se han vuelto estériles. Al mismo tiempo, el mundo se estremece cuando muere un muchacho de 18 años, la persona más joven de la Tierra. Se vive, pues, una situación de caos galopante. En tales circunstancias, Theo (Clive Owen), un desilusionado ex-activista radical de Londres convertido en burócrata, es contratado por Julian (Julianne Moore) para que proteja a la persona más buscada de la Tierra... 
...mi profesora nos enseñó una escena (algo spoiler, la verdad) que es técnicamente una obra maestra. Cuando la vi, lo primero que pensé fue el título que reza esta entrada. En un coche, girando sobre sí misma la cámara y obteniendo planos de todos los que van dentro de él. En una sola secuencia, única escena. Todo debía salir según lo acordado. Y vaya si salió... el resultado es realmente fantástico. Nos comentaron que el coche aparentemente era normal, pero técnicamente tenía un mecanismo que posibilitaba los movimientos de la cámara, así cada actor sabía qué hacer en su justo momento. Además, si le añadimos la buena pinta que tiene la peli, provoca un impacto inmenso gracias a la calidad del directo mexicano. En palabras de mi profesora, de la que aprenderé muchísimo de aquí a final de curso: Cuarón es uno de esos directores a los que le gusta innovar, siempre está evolucionando... y no me extraña, si después dirige Gravity y arrasa en la Academia y en las taquillas de todo el mundo. Mientras tanto, los cinéfilos sigamos sufriendo con este tipo de secuencias, sigamos disfrutando de este tipo de cine. Bendito sufrimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario